lunes, octubre 21

Despedida

Viene y me dice que se suicida esa misma noche, me dá un beso y se va. Lo persigo toda la tarde. Sigo en shock pero si no lo encuentro lo pierdo, así sin más.
Busco en el muelle y a la orilla del mar. Entro a los bares viejos siempre abiertos, e inevitablemente se hace de noche, pero antes el cielo se tiñe de rojo. Rojo sangre.
Me desespero. Grito sola; el ruido de las olas tapa mi voz. Mis ojos parecen fosforecentes (imagino), y la ira hierve en mi cabeza.
Sigo buscando, si, pero ¿para que? Si ya se despidió de todos probablemente esté muerto.
Vuelvo a mi casa o... no sé, creo que es mía. Golpean la puerta, la patean. Abro y es él, me dan ganas de abrazarlo pero no me sale. No se lo merece. Me mira muy a los ojos y vomita. Se limpia y se tambalea. En sus labios leo un "perdón", pero no puedo creerle. Cruza la puerta de entrada y entonces la veo; la vemos. Sale del auto con su pelo rosa hasta los hombros.
Le dispara, llorando. Me dispara a mí también y duele.
Duele demasiado.

10 comentarios:

  1. Las pelirrosas siempre haciendo de las suyas... Tal vez él lo buscó y si fue un suicidio, y tal vez duela más verle herido a él que a ti misma...
    Muy buena la historia^^

    ResponderEliminar
  2. Que linda Historia, que lindo blog.
    Te sigo desde ya, me ha gustado mucho esta entrada n_n Espero pronto leer más historias como estas.
    Te invito a pasar a mi espacio.

    http://eldiariodedanielamay.blogspot.mx/

    ResponderEliminar
  3. Me gustó la historia, tenia intriga por saber su final. A veces duelen mas las palabras que las balas.
    Besos :)

    ResponderEliminar
  4. Me encantó :)
    Ah y muchas gracias por seguir mi blog *-* ya te sigo!

    besos.

    ResponderEliminar
  5. Muy bueno, me gustó mucho. Por ahí, si lo vemos muy rebuscadamente se parece a mis viejos textos :P Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Dominio impecable de los puntos de giro en la historia, incluido ese gerundio "llorando" que acompaña las balas. Poderoso texto.
    Abrazos, siempre

    ResponderEliminar
  7. Por aquellos que todavía creemos que la mordida del último beso -el obligado- escuece tanto como la de una bala.

    ResponderEliminar
  8. Preciosa entrada rapida, dinamica, increible.
    Me ha gustado mucho todo lo que has transmitido en unas pocas líneas.

    ResponderEliminar
  9. Terrible entrada, en cuanto al argumento y lo bien escrita. Me mató esta frase: "(...) me dan ganas de abrazarlo pero no me sale."
    Sos una muy buena escritora, Eli!
    Un abrazo grande

    ResponderEliminar

Avanti!